Los 7 mayores mitos del Bitcoin

Con el Bitcoin alcanzando nuevos máximos históricos y noticias importantes casi todos los días, parecía un buen momento para analizar algunos de los mayores mitos y conceptos erróneos que la gente tiende a tener sobre la primera criptodivisa del mundo, ver si tienen algún mérito y corregir el registro. Si cree, por ejemplo, que el valor de Bitcoin «no se basa en nada» o que es demasiado volátil para tener alguna utilidad en el mundo real, esta guía es para usted. Vamos a separar la realidad de la ficción -sin rehuir los riesgos legítimos- para llegar a la verdad sobre la criptomoneda más popular del mundo.

Mito #1: Bitcoin es una burbuja

Si bien es cierto que algunas personas compran Bitcoin como una inversión especulativa en busca de grandes ganancias, eso no significa que Bitcoin en sí mismo sea una burbuja. Las burbujas son ciclos económicos caracterizados por subidas insostenibles del valor de mercado. Acaban explotando cuando los inversores se dan cuenta de que los precios son mucho más altos que el valor fundamental de un activo. El Bitcoin se compara ocasionalmente con una infame burbuja especulativa temprana: la «manía de los tulipanes» holandesa del siglo XVII. En 1637, los especuladores hicieron que los precios de algunas variedades de tulipanes se multiplicaran por 26. La burbuja duró seis meses, se desplomó y nunca se recuperó.

La historia real:

  • Bitcoin ha pasado por múltiples ciclos de precios en el transcurso de más de 12 años, y se ha recuperado cada vez para alcanzar nuevos máximos. Como ocurre con cualquier nueva tecnología, se esperan ciclos de auge y caída. Por ejemplo, al final de la era de las punto.com en los años noventa, las acciones de Amazon cayeron en picado desde unos 100 dólares hasta sólo 5 dólares, sólo para convertirse en una de las empresas más valiosas del mundo en las décadas posteriores.
  • Algunos de los principales inversores de Bitcoin creen que las oscilaciones de Bitcoin forman un patrón típico de los mercados jóvenes. Dicen que el Bitcoin subirá y bajará con oscilaciones más pequeñas y de mayor duración entre ellas hasta que en algún momento del futuro se asiente en una relativa estabilidad. Pero sólo el tiempo lo dirá.

Mito #2: Bitcoin no tiene usos en el mundo real

A los críticos les gusta afirmar que Bitcoin no es útil en el mundo real – o que si tiene un uso, es principalmente útil para actividades ilícitas. Ninguna de estas afirmaciones es cierta. Bitcoin tiene una larga historia como medio para realizar pagos a cualquier persona en el mundo, todo ello sin un banco o procesador de pagos de por medio. Y cada vez se utiliza más como cobertura contra la inflación, como el oro, por parte de los principales inversores institucionales.

La historia real:

  • En los últimos años, Bitcoin se ha hecho cada vez más popular como depósito de valor resistente a la inflación, como el oro, lo que ha dado lugar al apodo de «oro digital» de Bitcoin. Un número creciente de grandes fondos y empresas que cotizan en bolsa (Tesla, Square, MicroStrategy) han comprado millones o incluso miles de millones de dólares en Bitcoin como medio para gestionar mejor sus activos.
  • Al igual que el oro, el Bitcoin es escaso (nunca habrá más de 21 millones de Bitcoin). El oro, por supuesto, es pesado, voluminoso y difícil de transportar y almacenar. El Bitcoin, en cambio, puede enviarse digitalmente con la misma facilidad que un correo electrónico.
  • Bitcoin recibió una atención negativa en los primeros años como medio de pago en la web oscura. Pero cuando se cerró el primer gran mercado de la web oscura, los precios de Bitcoin subieron a los pocos días, y siguieron subiendo.
  • Como cualquier forma de dinero, una parte se utilizará mal. Pero comparado con los dólares estadounidenses, el uso ilícito de Bitcoin es una gota de agua. Según un informe reciente, el 2,1% del volumen de transacciones de Bitcoin en 2019 estuvo relacionado con empresas criminales.
  • Y debido a que todas las transacciones de Bitcoin ocurren en una cadena de bloques abierta, a menudo es más fácil para las autoridades rastrear la actividad ilícita de lo que sería en el sistema financiero tradicional.

Mito #3: Bitcoin no tiene valor real

Aunque Bitcoin no esté respaldado por un activo físico como el oro, tampoco lo está el dólar estadounidense o prácticamente cualquier otra moneda fiduciaria moderna. Bitcoin está codificado para ser escaso, lo que ayuda a hacerlo resistente a la inflación. La inflación con las monedas fiduciarias puede ocurrir cuando se crean grandes cantidades, diluyendo así la oferta existente.

La historia real:

  • Sólo habrá 21 millones de bitcoins. Esta escasez es uno de los principales motores de su valor.
  • No sólo la oferta está limitada, sino que la cantidad de nuevos Bitcoin que se extraen disminuye con el tiempo de forma predecible. Cada cuatro años, en un evento llamado «halving», las recompensas por bloque pagadas a los mineros de la red se reducen a la mitad.
  • Esto ayuda a asegurar que la oferta siempre se está reduciendo, lo que, por el principio económico básico de la escasez, ha funcionado para mantener el precio de Bitcoin con una amplia tendencia al alza a largo plazo – desde menos de un centavo al principio hasta más de 50.000 dólares a mediados de febrero de 2021. (Ver el precio actual de Bitcoin).
  • Bitcoin también obtiene su valor del trabajo que realizan los ordenadores de la red a través de un proceso llamado minería. Potentes ordenadores de todo el mundo aportan una gran cantidad de potencia de procesamiento para el trabajo de validación y seguridad de cada transacción (a cambio son recompensados con nuevos Bitcoin).

Mito nº 4: Bitcoin será sustituido por un competidor

Bitcoin fue la primera moneda digital realmente exitosa. Y aunque las nuevas criptodivisas han prometido durante mucho tiempo superar a Bitcoin mediante nuevas funciones u otras ventajas, ninguna se ha acercado.

La historia real:

  • Aunque en la última década se han creado miles de criptodivisas rivales, Bitcoin siempre ha sido y sigue siendo la criptodivisa más valiosa por capitalización de mercado con un margen significativo.
  • También es la más popular, con un 60% del mercado de las criptomonedas.
  • Las razones incluyen la ventaja de Bitcoin de ser el primero, junto con la pureza de su misión como moneda descentralizada y abierta.
  • Lo que no quiere decir que los competidores no sean bienvenidos a intentarlo. Bitcoin está descentralizado, lo que significa que es operado por una comunidad global de mineros y nodos, en lugar de una autoridad central.
  • Por ejemplo, si la arquitectura subyacente de Bitcoin tiene que cambiar para añadir nuevas funcionalidades o características, o para protegerse de un fallo recién descubierto, la comunidad puede iniciar una bifurcación para actualizar la red.
  • Para que la actualización sea aceptada, una mayoría del 51% de la comunidad debe apoyar el cambio. Esto permite que Bitcoin se adapte y evolucione según sea necesario, como se vio con la actualización del Testigo Segregado («SegWit») de Bitcoin en 2017.
  • Dado que el software es de código abierto, los desarrolladores que no son capaces de obtener el consenso de la comunidad pueden incluso crear un hard-fork de la blockchain de Bitcoin y crear una criptodivisa completamente nueva. Por ejemplo, Bitcoin Cash se creó de esta manera, pero hasta ahora ningún clon de Bitcoin se ha acercado a sustituir al original.
  • Por supuesto, se está produciendo una gran cantidad de innovación en este espacio, por lo que es concebible que pueda surgir un rival mayor. Pero, dadas las circunstancias actuales, la mayoría de los expertos no creen que el Bitcoin vaya a ser sustituido a corto plazo.

Mito nº 5: Invertir en Bitcoin es apostar

Si bien es cierto que el Bitcoin ha experimentado una importante volatilidad de precios en la última década, eso es lo que cabe esperar de un mercado joven y en crecimiento. Desde el bloque de génesis de Bitcoin en 2010, ha ganado constantemente valor a largo plazo – con una capitalización de mercado que supera el billón de dólares (a partir de febrero de 2021; ver la capitalización de mercado actual). Y a medida que Bitcoin ha seguido madurando, una sólida estructura regulatoria en países de todo el mundo ha ayudado a atraer una ola de inversión institucional (Tesla, fondos de cobertura).

La historia completa:

  • Hay una razón fundamental para que un inversor en Bitcoin crea que el valor de sus participaciones debería subir, mientras que en un casino sabes que las probabilidades están inclinadas a favor de la casa. Por supuesto, no hay ninguna garantía sobre el rendimiento futuro o los resultados continuados, pero la línea de tendencia a largo plazo de Bitcoin durante la última década ha sido ascendente.
  • Una estrategia de inversión muy popular para reducir el impacto de la volatilidad es el promediado de costes en dólares, en el que se invierte una cantidad fija cada semana o cada mes, independientemente de lo que haga el mercado. Esta estrategia suele generar rendimientos positivos independientemente de la volatilidad en un entorno de tendencia positiva.
  • La volatilidad del Bitcoin parece estar en declive. Un reciente análisis de Bloomberg comparó la reciente carrera alcista de Bitcoin con el boom de 2017 – y encontró que la volatilidad es considerablemente menor esta vez. ¿Por qué? El aumento de los participantes institucionales y el efecto estabilizador general de que las criptomonedas «se vuelvan mainstream».
  • Que el Bitcoin o cualquier otra criptodivisa tenga un lugar en su cartera de inversiones depende de sus circunstancias personales, su tolerancia al riesgo y su horizonte temporal de inversión. Y aunque el Bitcoin ha tenido una tendencia al alza constante en la última década, también ha tenido ciclos de bajada importantes. Los inversores deben tener cuidado al navegar por los mercados volátiles (y considerar la posibilidad de trabajar con un asesor financiero antes de realizar inversiones importantes).

Mito 6: Bitcoin no es seguro

La red Bitcoin nunca ha sido hackeada. Su código abierto ha sido analizado por innumerables expertos en seguridad y científicos informáticos. Bitcoin fue también la primera moneda digital en resolver el problema del doble gasto, haciendo realidad las monedas peer-to-peer «sin confianza». Además, todas las transacciones de Bitcoin son irreversibles.

La historia real:

  • Muchos conceptos erróneos en torno a la seguridad de Bitcoin provienen de ataques a empresas y servicios de terceros que hacen uso de Bitcoin, y no de la propia red de Bitcoin. Los ataques a empresas de Bitcoin con procedimientos de seguridad defectuosos (como el que afectó a la bolsa japonesa Mt. Gox) y las ocasionales violaciones de datos (como la que afectó a los usuarios del proveedor de monederos Ledger) han hecho que algunos usuarios cuestionen la seguridad de Bitcoin.
  • El protocolo central de Bitcoin ha funcionado de forma segura con un 99,9% de tiempo de actividad desde su creación en 2009.
  • Una gran cantidad de potencia de cálculo asegura la red. Y los mineros que alimentan la red están distribuidos por todo el mundo, con nodos en 100 países, lo que significa que no hay puntos únicos de fallo.

Mito 7: Bitcoin es malo para el medio ambiente

La minería de Bitcoin es un proceso que consume mucha energía. Pero determinar el impacto medioambiental es difícil. Por un lado, todos los aspectos de la economía digital requieren energía. Piense en todo el sistema bancario mundial y en toda la energía necesaria para procesar las transacciones bancarias y alimentar los edificios de oficinas, los cajeros automáticos, las sucursales locales y mucho más.

La historia real:

  • Una investigación reciente del fondo neoyorquino Ark Investment Management concluye que «Bitcoin es mucho más eficiente que la banca tradicional y la minería de oro a escala global».
  • Una parte importante de la minería de Bitcoin se alimenta de fuentes de energía renovable (incluidas la eólica, la hidráulica y la solar). La cifra real oscila entre el 20% y más del 70%, según el Índice de Consumo Eléctrico de Bitcoin de Cambridge.
  • Los investigadores de Cambridge concluyeron: «La huella medioambiental de Bitcoin sigue siendo actualmente marginal en el mejor de los casos».
  • Incluso se puede argumentar que los incentivos económicos inherentes a la minería de Bitcoin están ayudando a impulsar la innovación energética sostenible, ya que los mineros buscan constantemente aumentar los beneficios reduciendo sus costes de electricidad, en un mundo en el que la energía renovable se está convirtiendo rápidamente en la opción más barata.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.