Posibles efectos secundarios del botox

Uno de los tratamientos estéticos más demandados en la actualidad son los que están realizados con botox cara. Este componente nos ayuda a eliminar de forma temporal las arrugas de expresión, ya que esta toxina, una vez inyectada en el lugar deseado, hace que el músculo no pueda contraerse. De esta forma no se puede formar la arruga. Su efecto no es infinito, y en unos cuatro o seis meses, pierde esa capacidad, va a depender un poco también del paciente. Si estás pensando en realizarlo, lo que vamos a recomendarte es que consultes siempre con médicos especializados y con la titulación necesaria para poder asesorarte y tratarte. Ya que, sin ir más lejos, esta toxina no vale para cualquier problema facial, tan solo va a solucionarte las arrugas que sean dinámicas, es decir, las arrugas de expresión. Como ya te hemos comentado, el bótox actúa entre cuatro y seis meses, lo que hace que, pasado este tiempo, tengas que realizar de nuevo el tratamiento. Si que se ha comprobado, que, con el paso del tiempo, si repites este tratamiento en varias ocasiones, puede durar más y por lo tanto son necesarios menos pinchazos. 

Pero sí que debemos de tener claro que puede tener efectos secundarios, que si acudimos a un médico especializado sin duda van a ser menores que si te lo inyecta alguien que no tiene conocimientos ni titulación para ello. Uno de los problemas más comunes es la posible reacción alérgica a esta toxina, esto puede producirse desde una inflamación en la cara, como en el cuello, dificultad para poder respirar o bien urticaria. Otro de los problemas secundarios más frecuentes cuando hay una aplicación errónea de la toxina botulínica, es la caída del párpado o el músculo facial, en el que se ha inyectado la toxina. Si el profesional no se fija en la expresión natural del paciente, si no se aplica correctamente puede ocasionar unos cambios drásticos en la expresión del paciente, y hacer que parezca diferente. Otro de los problemas más comunes es la dificultad de cerrar el ojo de forma correcta, o que se fomente un lagrimeo constante, o incluso lo contrario, el síndrome del ojo seco…pero va a determinar mucho el profesional que elijas y la calidad del tratamiento que nos vaya a realizar. 

La toxina botulínica o bótox, puede usarse también con fines terapéuticos, como por ejemplo para tratar migrañas, pero si en este caso no se aplica bien, puede generar más dolores de cabeza, espasmos musculares y erupciones cutáneas. Otro uso muy común es para tratar la vejiga hiperactiva, pudiendo causar infecciones de las vías urinarias, retención de orina, hematuria… Y no podemos acabar sin hablar del tratamiento más demandado en los últimos tiempos, que es tratar la hiperhidrosis, normalmente no genera problemas, pero puede generar sofocos, dolor de cabeza o dolor en el punto de la punción. 

Consulta a un médico especialista que tenga la titulación necesaria y que te pueda ofrecer garantía, para que pueda darte el mejor servicio y el mejor asesoramiento. 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.