Aborto es un derivado de abortus, el cual viene del latín y deriva a su vez de aborior. es un término al cual se recurría para referirse a todo lo inverso a nacer. Abortar es interrumpir durante un embarazo el desarrollo del feto, antes de las 20 semanas de duración. Cuando se superan las 20 semanas ya no se utiliza la palabra aborto, sino que se habla de parto pre término.

En resumen, el aborto es una interrupción del embarazo, el cual impide el nacimiento de una nueva vida, ya que termina con el desarrollo del feto. el aborto no es un tema sencillo de tratar, hay muchos puntos de vista y miradas al respecto. Está la opinión de la Iglesia, la de los distintos gobiernos, ya que no hay unanimidad en las leyes según los diferentes países, y la propia mirada de cada uno. Sin embargo, frente a la ley esto último queda relegado, ya que no se puede ir contra lo que está establecido de común acuerdo según las normativas vigentes de cada nación.

Un aborto, como cualquier otra intervención quirúrgica, requiere de la presencia de distintas garantías y procedimientos que se deben llevar a cabo y no puede realizarse, de ninguna manera, por personas ajenas al mundo médico y sin capacitación alguna ni permisos necesarios para proceder frente a lo que puede ser una operación sumamente arriesgada. Cuando se asiste a un centro médico, en el mismo se recogen datos, se realizan ecografías, distintos análisis, consultas que tienen que ver tanto con lo físico como con lo psicológico y distintos reconocimientos médicos.

Por eso, frente a la pregunta ¿cómo abortar? Debemos ser cautos, responsables y conscientes de que hay mucho en juego. Tanto la vida de un nuevo ser, como la de la madre se pueden ver comprometidas si no actuamos de acuerdo a ciertos procedimientos que ya se conocen y están establecidos en cada país.

Todos estos pasos mencionados anteriormente deben realizarse también en aquellas mujeres que estén temporalmente ubicadas en el segundo trimestre. Dichos pacientes son sometidas a la técnica de evacuación y dilatación. Este procedimiento no se caracteriza por ser invasivo, por lo tanto es muy probable que la mujer puede estar en su hogar incluso el mismo día, y que no haya necesidad de que quede internado en el hospital.

Alternativas para interrumpir el embarazo de manera natural

Lo que primero se debe aclarar es que ningún cuerpo es igual al otro. Cada organismo diferente, cada mujer es distinta. Siempre va a existir un riesgo en cualquier tipo de aborto. Pero lo que aquí interesa es la utilización de remedios naturales, por lo tanto se hará hincapié en los riesgos que esta manera de dar fin a un embarazo conlleva. Se debe actuar con total responsabilidad, conocimiento y cautela.

Sea cual sea tu idea y decisión, lo mejor es informarse bien antes de llevarlo a cabo. Y por supuesto acudir a clínicas especializadas y de demostrada solvencia. Nosotros te recomendamos que visites la web de Donde Abortar para conocer más sobre el tema.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.