¿Cómo se aplica el serum facial?

Es probable que ya haya caído en tus manos alguna muestra de sérum facial últimamente, no en vano se trata de un producto que está de moda y que ha llegado para quedarse. Pero, ¿sabemos usarlo realmente? ¿le sacamos todo su rendimiento?. En este artículo te vamos a contar cómo ha de ser la aplicación del serum para la cara.

Si estás familiarizada con las rutinas de belleza sabrás que es fundamental seguir el orden correcto, de no hacerlo probablemente estaremos perdiendo todos los beneficios que los productos estéticos nos brindan. No se trata de crear liturgias complicadas que a la larga vamos a acabar abandonando; es importante centrarse en los pasos exactos pero sencillos de seguir, que saquen el máximo potencial de lo que nos estamos aplicando, en este caso el serum facial. 

Es cierto que el serum facial puede aplicarse directamente sobre la cara sin más, pero quizás esta simplificación es solo recomendable para esos días en los que vamos a la carrera por el estrés. Si queremos hacerlo realmente bien los expertos recomiendan seguir estas pautas.

Paso 1: Limpieza de la piel

Si no estás maquillada podría valer lavarse la cara con un jabón de pH neutro. Ahora bien, si puede haber rastros de maquillaje lo ideal sería utilizar una buena agua micelar y posteriormente un exfoliante. 

Si dejamos la piel realmente limpia conseguiremos que cualquier producto que le apliquemos, en nuestro caso el serum facial, penetre mucho mejor.

Paso 2: Tonificar la piel

¡Ojo! Como tip general en cualquier rutina de belleza es aplicar primero los productos más líquidos y progresivamente ir aplicando luego los que son más viscosos.

Dicho esto deberíamos utilizar un buen tónico facial (en formato líquido, por supuesto), normalmente aplicado en almohadillas desmaquillantes de algodón, haciendo circulitos a lo largo toda la cara sin olvidar puntos que a veces “se quedan en el tintero”:

  • La nariz
  • La barbilla
  • El nacimiento del cabello
  • El cuello

Paso 3: Aplicamos el serum

Una vez hecho esto estamos listas para la aplicación del serum. Dicha aplicación ha de ser suave y con la punta de los dedos, usando nuestras yemas para esparcirlo por la cara de la forma más homogénea posible.

Posteriormente podemos utilizar las palmas de las manos si hay zonas en las que ha quedado más cantidad.

Una vez hecho esto lo ideal es dejar unos minutos reposar el producto en la cara (entre 5 y 8, dependiendo de cada marca). De este modo estaremos consiguiendo que el serum facial se vaya absorbiendo naturalmente. Dicho esto es conveniente recordar que si eliges una marca de calidad seguramente el tiempo de absorción sea más rápido mientras que si te decantas por una marca de menor prestigio tarde algo más.

Paso 4: Aplicar una hidratante

Este sería el punto y final a cualquier rutina básica de nuestra cara. En ocasiones algunas mujeres se quedan en el paso anterior pero esto es un error garrafal. El uso final de una buena crema hidratante hará que nuestra piel quede totalmente hidratada y tersa y la capa superior que forma la crema hará que el serum se fije mejor en capas más internas de nuestra piel.

Cómo puedes ver es bastante sencillo utilizar un serum facial. ¿Nos cuentas tus trucos? Puedes hacerlo a través de la caja de comentarios que tienes justo debajo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.