Los mejores trucos contra las manchas difíciles

Hay pocas cosas que den más rabia que coger una prenda de ropa de nuestro armario y comprobar que aquella mancha que te echaste hace meses aún sigue intacta decorando nuestra camisa.

Si quieres que esta escena no se vuelva a repetir, sigue leyendo este artículo porque aquí vas a encontrar los mejores consejos para que tu ropa luzca como el primer día y puedas eliminar casi cualquier tipo de mancha.

El mejor truco: Actúa rápido

El 90 por ciento de las manchas se van a quitar fácilmente simplemente al frotarlas con un poco de agua y detergente líquido de lavavajillas, pero eso sí, siempre y cuando realicemos esta limpieza al poco tiempo de habernos manchado.

Y cuando hablamos de poco tiempo nos referimos a unos minutos en la mayoría de los casos. Lo importante es que el agente que haya ocasionado la mancha no llegue a secarse en la ropa y dependiendo de cuál sea este el tiempo será mayor o menor.
Hay manchas que saldrán con más facilidad que otras, por ejemplo, una mancha de fruta o de barro serán más fáciles de eliminar que otras de grasa o vino tinto por nombrar algunas.

Justamente es en este tipo de manchas difíciles en las que toma más relevancia el hecho de actuar rápido y removerlas cuanto antes.

El procedimiento en este caso es muy sencillo:

  1. Poner la prenda manchada bajo el grifo de agua fría.
  2. Añadir un poco de detergente líquido para lavavajillas y frotar la zona suavemente con la punta de los dedos.
  3. Enjuagar de nuevo la zona con agua fría
  4. Echarlo a lavar con el resto de ropa

Trucos contra las manchas de fruta

Si has realizado el proceso anterior y no te ha dado resultado a continuación te ofrecemos algunos consejos que te pueden servir en el caso de manchas difíciles de algunos tipos de fruta como pueden ser las fresas, frambuesas, granadas, manzana.
En un recipiente lo suficientemente hondo para poder sumergir la prenda en su totalidad, introduciremos nuestra ropa manchada y la cubriremos con agua fría.

A esta agua le añadiremos aproximadamente una cucharada de detergente para lavavajillas o detergente líquido para ropa por cada dos litros de agua.
También añadiremos un par cucharadas de vinagre por cada dos litros de agua.

Dejamos la prenda sumergida en este recipiente al menos 3 o 4 horas.

Si al cabo de este tiempo la mancha sigue en la prenda trataremos de frotar la mancha con un poco de detergente líquido y enjuagaremos con agua caliente.

Para quitar los últimos resquicios de suciedad que quede en la ropa procederemos a echarlo a lavar junto con el resto de ropas en la lavadora.

Las manchas de tinta de bolígrafo suelen ser las que más asustan y la verdad es que en el caso de que no actuemos rápido tenemos muchas papeletas de que la mancha quede en la ropa para la posteridad.

En este caso lo primero que tenemos que hacer siempre y cuando la tinta no se haya secado en la prenda de ropa, es tratar de retirar la mayor cantidad de tinta de la ropa presionando con un papel absorbente. Es importante no restregar el papel en seco contra la ropa puesto que ello contribuirá a extender aún más la mancha.

Posteriormente procederemos a añadir un chorro de alcohol directamente sobre la mancha hasta que quede bien humedecida. Dejaremos que el poder disolvente del alcohol haga su trabajo durante unos minutos y después secaremos la zona con otro papel absorbente.

Es posible que necesitemos realizar esta operación varias veces para que la mancha desaparezca por completo. También podemos ir alternando las friegas con leche en lugar de con alcohol aunque va a ser difícil que los restos de tinta desaparezcan por completo si la cantidad de tinta y superficie manchada es muy grande y sobre todo si la tinta ha llegado a secarse sobre la ropa.

Precauciones que debes tomar antes de quitar manchas

Siempre debes enjuagar las prendas recién manchadas con agua fría, nunca con agua caliente.

Si la mancha, tras un lavado no se ha quitado, no la planches puesto que ello contribuirá a hacer más difícil quitar la mancha con posterioridad, o incluso puedes hacer que la mancha se quede en el tejido de forma permanente.

Nunca debes tratar de limpiar prendas con alcohol o vinagre si se trata de un tejido delicado, especialmente si en la etiqueta de la prenda pone que solo debe hacerse limpieza en seco.

Ropa para limpieza en Seco

Hay muchas prendas de ropa que se pueden llegar a estropear si las lavamos con agua y detergente como el resto de la colada, son las llamadas prendas de limpieza en seco.

Este tipo de prendas suelen ser chaquetas, abrigos, ropa con un tratamiento especial para lo cual solo se pueden quitar las manchas con determinados productos industriales de limpieza en seco. Si la prenda de ropa para limpieza en seco tiene un alto valor ya sea económico o sentimental (esto sucede con frecuencia en ropa de fiesta, vestidos de novia o ropa de ceremonia), te recomendamos que acudas a un tinte profesional. Ellos están acostumbrados a tratar las manchas en este tipo de tejidos y los resultados que van a obtener van a ser absolutamente mejores que los que puedas alcanzar en tu casa con tratamientos caseros.

Esta limpieza en seco no solo es exclusiva para prendas de ropa. Tejidos como los utilizados en moquetas, alfombras o tapicerías de sillas o sofás también responderán netamente mejor a este tipo de limpieza en seco que ante otros remedios caseros. Lo que ocurre es que en ocasiones es difícil o imposible quitar el tejido de un sofá para llevarlo a un tinte especializado, o puede que transportar una alfombra sea bastante engorroso dado el tamaño y el peso que algunos de estos ejemplares pueden alcanzar.

Este tipo de tejidos, no obstante, responden bastante bien ante productos de limpieza en seco que podemos adquirir en una tienda especializada o por internet. Se trata de tejidos más resistentes que por lo general no se van a echar a perder aunque les apliquemos algún producto para limpieza en seco con algún poder desengrasante, cosa que sí podría ocurrir en el caso de vestidos de ceremonia con tejidos de seda o sintéticos mucho más sensibles a los tratamientos agresivos.

En este caso te recomendamos que pruebes con alguno de estos productos, primero en una zona que no sea muy visible, como puede ser la parte posterior de un sofá o silla, o esa parte de las alfombras que forma el pliegue o reverso y que no es visible porque queda contra la superficie del suelo.

Si el resultado es bueno, ya puedes aplicar el producto directamente en la zona manchada con toda confianza.

Espero que estos consejos os hayan sido útiles. Si quieres saber más entra en quitarmanchas.net.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.