Para un motorista comprometido, la compra de una moto nueva es una gran inversión, por lo que es importante tomar la decisión correcta. Además de elegir la marca, el modelo y las especificaciones adecuadas, también tendrás que decidir si inviertes en una moto nueva o de segunda mano.

Hemos reunido algunos consejos para asegurarnos de que, al comprar una moto de segunda mano, cuides de ti mismo y de tu cartera.

Libro de registro e historial de servicio

Comprar una moto de segunda mano puede suponer un gran negocio, pero hay que asegurarse de que se obtiene exactamente lo que se está pagando.

Lo primero que hay que comprobar es que el propietario actual dispone del libro de registro para demostrar que la moto que vende es suya.

De igual manera, es importante comprobar el historial de servicio completo para saber dónde ha estado la moto. También debes examinar la moto en busca de pruebas de un accidente, buscando arañazos y abolladuras.

Puedes realizar una comprobación del vehículo en línea para obtener más información sobre la moto. Puedes encontrar información sobre si la moto ha sido robada, registrada, si tiene alguna financiación pendiente o si ha sido dada de baja.

Inspecciones de vehículos

Aunque sepas manejar una moto, puede valer la pena que un experto le eche un vistazo. Una inspección del vehículo puede ser una buena inversión, ya que puede detectar problemas que le hagan cambiar de opinión o, al menos, reducir el precio de venta.

·         Segunda opinión

Si decide seguir adelante sin el consejo de un experto, considere la posibilidad de llevar a alguien con usted. Una segunda opinión puede ser valiosa cuando se hace una inversión tan importante.

·         Examinar una bicicleta

Aunque es aconsejable contar con el asesoramiento de un experto o una segunda opinión, hay una serie de comprobaciones que puede hacer al examinar una bicicleta. Éstas podrían indicarle en qué estado se encuentra la moto y si es probable que surja algún problema. Como mínimo, debes evaluar la moto en busca de rasguños y arañazos que puedan mostrar si la moto se ha caído o ha sufrido un accidente.

También hay que comprobar los daños en el escape, los extremos del manillar o los pedales. Comprueba todo el sistema eléctrico, inspecciona si hay óxido y asegúrate de que los neumáticos tienen un dibujo de al menos 1,6 mm, el mínimo legal.

Comprobación de los documentos

Después de comprobar la moto, también debes revisar los documentos legales que la acompañan. Pide siempre que te muestren el permiso de circulación V5C (libro de registro) y comprueba que la marca de agua «DVL» está impresa en él sosteniéndolo al trasluz. También debe coincidir con todos los datos que figuran en el libro de registro. Si el número de identificación del vehículo (VIN) falta o ha sido alterado, no debes comprar la moto.

Comprar a un vendedor particular

Aunque pagues menos por una moto si la compras a un particular, tienes menos protección si algo va mal. Es aconsejable anotar una lista de preguntas para hacer al vendedor antes de ponerse en contacto con él.

Ten en cuenta factores importantes como si la moto ha sido importada, si tiene alguna modificación y cuántos propietarios registrados han tenido. Asegúrate de averiguar todos los detalles posibles para poder hacerte una idea precisa y evitar un viaje potencialmente inútil.

Comprar en un concesionario

Esta opción puede darte más seguridad que la compra a un vendedor particular, pero nunca debes sentirte presionado a comprar una moto, sobre todo si crees que no es adecuada o no te has decidido.

Una de las ventajas de comprar en un concesionario es la tranquilidad de que la moto estará en garantía durante un tiempo y, si lo deseas, puedes optar por una financiación.

Comprar en eBay

En eBay se pueden encontrar muchas gangas, siempre que se ande con cuidado. Antes de pujar hay que tener en cuenta algunas cosas importantes, la más importante es comprobar los comentarios del vendedor.

 Por regla general, sólo deberían interesarte los vendedores con una valoración superior al 90%. Haga siempre cualquier pregunta o solicite más fotos antes de pujar; un vendedor que se niegue o le ignore está enviando una clara señal de advertencia. También deberías organizarte para que alguien inspeccione la moto y no olvides mirar la política de reembolso del vendedor.

·         Pruebas de conducción

No todos los vendedores se sienten cómodos ofreciendo una prueba de conducción por miedo a que les roben la moto. Ofrézcase a dejar las llaves o el carné de identidad mientras da una vuelta con la moto. Es importante saber si es adecuada para ti.

·         Investigar

Las motocicletas no son baratas, por lo que es aconsejable investigar primero en Internet para comprobar que se paga el precio correcto por la moto. De este modo, llegarás a la transacción armado con todos los datos y en una posición mucho mejor para negociar.

¿Cómo realizar el pago?

Si decide seguir adelante con la compra, es probable que tenga que pagar en efectivo. Si no puede hacerlo, pida un recibo y deje que el cheque o la transferencia bancaria se hagan efectivos antes de recoger la moto.

Artículo escrito por los expertos de Repuve Login

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.